¡ÉRASE UNA VEZ UN CUENTO…!

.

Hoy voy a contar una historia fantástica

¡Para que las personas aprendan…!

lo que es la Bondad

¡Cómo me gustaría que se hiciera realidad.!

Era sé una vez un cuento

en el que vivía un señor

rico, poderoso y muy avaricioso

lo tenía todo nada necesitaba

¡Tan sólo añoraba una cosa…!

¡Soñar!

Una noche ansioso por Soñar

se tomó una pócima

que su hechicera le recomendó.

¡Recuerda…! no todos los Sueños

son felices y alegre.

¡Le insistió la hechicera…!

¡Y de pronto se vió metido en un Sueño!

¿Pero esté no soy Yo?

¡Dijo cuando se miró…!

estaba sucio, andrajoso y maloliente

¡Tanta pena daba…!

que una mujer que pasaba

le dió un manta vieja

y un mendrugo de pan.

¿Piensa que me voy a comer esto señora?

¡Le dijo con desprecio…!

¿Y a caso piensa que me taparé con esto…?

¡La miró con orgullo y soberbia!

La señora malhumorada y enfadada…

cogió el pan y la manta y se lo quitó sin más.

¡Pues ahora…! come tu orgullo

¡Y tapa con tú afecto si puedes…!

el frio de la noche que va ha llegar.

Y los segundos se le hicieron minutos

y los minutos horas

y las horas se le convirtieron en días

y llegaron las noche fría

y el hambre cada vez iba a más.

¡Pero nadie se acercó para preguntar!

¡Pero de pronto…!

era la señora la que pasó de nuevo

estaba más sucio y maloliente que nunca

¡Pero al verla se arrodilló…!

¡Perdoné señora…!

¿Tiene todavía ese mendrugo de pan…?

mi estomago llora de dolor

porque está hambriento y vació.

¿Y esa manta que me ofreció…?

es para calmar mi cuerpo del frio

y de estas noches llenas de humedad.

La señora cogió el pan y la manta…

y se lo volvió a dejar.

¡Gracias señora…!

¿Cómo se lo podré pagar…?

¡Cuándo despiertes de tu Sueño…!

sólo tienes que recordar…

que no todos tienen la suerte

de nacer en una familia con poder y riqueza

ni la suerte de comer algo caliente todos los días

ni un techo donde poderse cobijar

de esas noches frías y oscuras

¡Ni tan siquiera unos harapos…!

para proteger sus cuerpos

de sol, el frio y la humedad.

¡Pero cansado y con la barriga algo llena!

se quedó dormido abrazado a la manta.

¡Pero al despertar…!

tan sólo conserva la manta vieja en su cama

se levantó y se miró al espejo

y sin a penas poderlo creer

llamo a su hechicera y le dijo asín…

¡Hoy doy gracias a tu pócima!

¡Por qué gracias a ella…!

he sabido lo que es Soñar.

¡Pero esta noche…!

he aprendido algo más

he aprendido lo que es pasar hambre y frio

¿Pero lo más importante que he aprendido…?

¡Es saber lo que es la Bondad!

¡Por eso a partir de hoy seré bondadoso!

¡Y desde ese día se dice….!

que este señor egoísta, avaricioso y nada generoso

¡Se dedico ayudar…!

a todos los niños y pobres de aquel lugar

y todas las noches frías

se tapaba con la misma manta vieja

que aquella señora del Sueño le dió.

Y este relato ya se acabó…

¡Pero espero…!

que la Bondad de las buenas personas

¡Nunca en este Mundo se llegué a terminar.!

.

.

.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

6 Comentarios

  1. Adoré tu blog ya les estoy enviando a mi sobrino que le gustan los poemos y ya coloco un link de blog en el mio

    Abrazos y buen día!!
    Nora Ibarra

    • Gracias Nora me alegro que te guste mi bloc…espero que a tu sobrino también le guste…un beso y un abrazo para tí…y otro para tu sobrino…

  2. q bonita!!ojala todas las personas ricas,les pasara lo mismo y aprendieran a compartir lo suyo,es preciosa maricarmen,y d ella,seguro que aprenden otras personas.bsss

    • Hola Rosa…!!!!! me alegro que te guste…esta poesía más bien es un relato…pero me gusto mucho hacerla…es una forma diferente de explicar las cosas…un besote…

  3. Geovana

    Que belo! Lindo seu site. Parabéns. Beijos

Responder a Nora Ibarra Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *