UNA ROSA LLAMADA SONIA

¡Fue una Rosa pequeñita!

sin espinas y sin maldad

el que dejó mi Corazón

cicatrizado para la eternidad.

¡Sonia tenía por nombre!

y aunque no la quiso su rosal

yo la quise y la quiero

y jamás la podré olvidar.

¡Pobre rosa pequeñita!

¿Dónde podrás estar?

tú que fuiste la alegría

de mi vida y corazón

¡lo dejaste sólo!

¡Sólo y sin amor!

Han pasado los años

y no te puedo olvidar

y sólo le pido a la vida

¡Qué te pueda iluminar!

¡Qué no conozcas la tristeza!

ni tampoco la maldad

¡Qué recojas la alegría!

¡De todos los que te la quieran dar!

Y terminando estos versos

no me pude contener

y en el último momento

unas lágrimas derramé.

.

“Dedicada a una niña adoptada  que un día cuidé y amé y no pude tener “

zzz

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 comentarios

  1. lola laffarga

    muy emotiva.

    • es que esta echa con el corazón llore mucho por ella si hubiera tenido la edad la habría adoptado asta se lo propuse a mis padres en fin sólo espero que sea feliz…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.